Skip navigation

Category Archives: Opinión


“Hay una sensación de inseguridad común a todos”

Dicen los medios.

¡Mentira!

Hace rato sabemos que la inseguridad ya no es más una sensación.Es un hecho.

El corte de luz que ennegreció las calles de varios barrios de Buenos Aires el día 3 de Junio de 2010, fue como un caldo para bacterias. Los oportunistas salieron a robar qué y a quén pudieran. Los pocos que tenían pilas para sus radios llamaban llorando y con un tono de desesperación a Sebastián Basalo de Radio 10. Nadie los ayudaba.

La tierra de todos es tierra de nadie. ¿Quién va a parar la inseguridad? Cristina sóla no puede. Los ministros sólos mucho menos pueden. Los jueces, los abogados, los policías, los bomberos, los milicos… ¿Los Granaderos?

Podrían, pero sólos tampoco pueden. Las maestras, los curas, los guardiacarceles, las monjas, los médicos, las enfermeras. Todos somos necesarios. ¿Cuántos más hacen falta para parar la inseguridad? Falta que tu viejo abra la puerta de su casa para que lo maten a palos por no tener nada de valor en su casa. Tu viejo va a ponerle el pecho a la inseguridad.


Che, pará el mundo que me quiero bajar. Soy sólo una estudiante. ¿Cuanto mal puedo hacer? Hoy voy a decir lo que pienso. Y si no te gusta venime a buscar.

Hoy no necesito una editorial para escribir un libro. Solamente necesito ordenar las palabras para que puedan leer lo que tengo para decir.

¿Qué nos pasa que nos vivimos quejando de todo? ¿Tan ocupados estamos con nuestrosproblemas que no podemos ayudar a otros? Yo empecé, y mis problemas perosonales se ven tan chiquitos cuando leo en los diarios sobre la inseguridad. ¿Cuántos hijos más tienen que perder las madres para que todas las mujeres tengamos que ir a las plazas con pañuelos blancos?

Ahora que pienso, no voy a escribir lo que yo pienso, sinó como piensa la gente en la calle, en los barrios, en la escuela, en las cenas, en el desayuno cuando escuchan el noticiero, en los bares cuando leen los diarios, en la cama cuando piensas que mañana algo hay que hacer para cambiar las cosas.

Yo ya no soy yo. Soy ciudadana, soy estudiante, soy usuaria de software libre, soy escritora de un libro, soy voluntaria, soy patriota, soy mujer. Quiero ser la madre, la hija, la voz de mis hermanos, la garganta y el lápiz de los que piensan que algo hay que hacer. Tenemos que hacer algo. Voy a hacer algo.